Otros mundos (XIX): La parapsicología en profundidad, de Sebastián D'Arbó

06 mayo, 2017

| | |
Existe algo que trasciende los sentidos conocidos, asegura el periodista, cineasta y parapsicólogo español Sebastián D’Arbó (1947), desde siempre interesado en el estudio y representación (a través de libros y películas) de todo aquello que concierne al ser humano como potencialidad, en un entorno que se abre por encima del escenario restrictivo de la Tierra, para abrazar uno cósmico. En suma, del ser humano como emisor y receptor de su propio misterio. De tal modo que, lo que motejamos de anormal, puede venir determinado, precisamente, por estas limitaciones sensoriales.

Ante el interés que, en el lector más advertido y cautivado, despierta una disciplina que, finalmente, ha llegado a impartirse en algunas universidades, además de cómo compendio del conocimiento y experiencias de su autor, surge un libro como La parapsicología en profundidad (Plaza & Janés, Colección Otros Mundos, 1979).

Como recuerda el profesor D’Arbó en su prólogo, éste se compone de una serie de partes, unidas por un denominador común, el de los fenómenos consignados como paranormales.

Pero además, el volumen se presenta bajo el subtítulo de “método científico práctico”, una característica que lo postula por encima de lo puramente anecdótico, y que incide en el aspecto de experimentación práctica de las facetas más puntuales que forman parte de la parapsicología. Un tema apasionante que comienza por abordar las diferencias (complementarias) entre psicología y parapsicología (capítulo I), contenedoras de dimensiones incontroladas, por resultar, en muchas ocasiones, unas manifestaciones inconscientes (es decir, el producto somático del subconsciente humano).


Fenómenos inexplicables, que no imposibles de explicar, palpables o indefinibles, pero en definitiva, fenómenos extra-ordinarios de la mente. Son manifestaciones a las que se aplica un método estadístico, por lo que, gracias a las matemáticas, estas expresiones, ocultas de ordinario, comenzaron a ser cuantificables. De hecho, existen laboratorios parapsicológicos para su confirmación científica, aunque D’Arbó llama la atención acerca de cómo no todos estos fenómenos se prestan a ser reproducidos en tales entornos, dada su naturaleza espontánea. Es por ello que se procede a trasladar dichos laboratorios para, en lo posible, tratar de reproducir los condicionantes. Justamente, a estos fenómenos espontáneos y (casi) impredecibles, está dedicada la segunda parte del libro, la parapsicología empírico-cualitativa.

Para el investigador y escritor, es procedente el epíteto de científico aplicado a tal disciplina, desde el momento en que este es el método que se persigue para su observación y análisis, y como especialidad que, tal cual se ha dicho, es impartida a modo de una ciencia más. Un largo camino desde que vertientes como el espiritismo (la comunicación con los muertos) fuera codificada por Allan Kardec (1804-1869) o la telequinesis confirmada a los atónitos ojos de los investigadores, por medio de personas facultadas como Nina Kuláguina (1926-1990).

Allan Kardec y Nina Kuláguina
D’Arbó recuerda cómo esta fenomenología está muy relacionada con los estados de tensión y de estrés, como puedan estarlo con los de relajación e interiorización. No en vano, el poder de la mente es inmenso y desconocido en gran parte (II). Por lo que se aborda la investigación parapsicológica por medio de la moderna electrónica (VII), o incluso a través de las drogas (VI), con algunos ejemplos contrastados. Sin olvidar la hipnosis. La hipnosis facilita la consecución de un estado especialmente receptivo para los fenómenos parapsicológicos (V). De alguna manera, el ser humano se desdobla involuntariamente cada noche; lo que pasa es que no nos acordamos (V). En este sentido, la proyección astral podría considerarse un desdoblamiento de la misma personalidad.

Son conclusiones llamativas, como la de la transmisión de sensaciones relacionadas con una determinada persona, por medio de un objeto (metagnomía), pero como ya hemos advertido, están debidamente sustentadas por el método científico de comprobación y determinación, reproductividad y refutabilidad. Ello, a pesar de que procedemos a medir en nuestro propio tiempo y espacio, pese a que ahora sabemos que las cosas y los conceptos que las determinan -sabidas o por conocer- escapan a dichos parámetros antropomorfos, enfrentándose a un universo mucho más amplio; sucediendo, además, que las potencialidades del subconsciente son ajenas a nuestros prejuicios.


Radiestesia, regresión, telequinesis, mediumnidad, viaje astral, videncia, telepatía, clarividencia, neurografía, fotogénesis, teleplastia o el vistoso y aterrador poltergeist, conforman un vademécum en el que se pone de relieve la metodología aconsejable (personal o extraída de algún congreso) para toda investigación científica que aspire a un cierto rigor y objetividad. Como ejemplo, el caso de la posesión, identificada con autorizada probabilidad como un grave caso de esquizofrenia o doble personalidad (VIII).

Una tercera parte, La ciencia del futuro, está dedicada a las conclusiones más interesantes de lo anteriormente expuesto. Lo que incluye un práctico diccionario parapsicológico.

Escrito por Javier C. Aguilera


0 comentarios :

Publicar un comentario

¡Hola! Si te gusta el tema del que estamos hablando en esta entrada, ¡no dudes en comentar! Estamos abiertos a que compartas tu opinión con nosotros :)

Recuerda ser respetuoso y no realizar spam. Lee nuestras políticas para más información.

Lo más visto esta semana

Aviso Legal

Licencia Creative Commons

Baúl de Castillo por Baúl del Castillo se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

Nuestros contenidos son, a excepción de las citas, propiedad de los autores que colaboran en este blog. De esta forma, tanto los textos como el diseño alterado de la plantilla original y las secciones originales creadas por nuestros colaboradores son también propiedad de esta entidad bajo una licencia Creative Commons BY-NC-ND, salvo que en el artículo en cuestión se mencione lo contrario. Así pues, cualquiera de nuestros textos puede ser reproducido en otros medios siempre y cuando cuente con nuestra autorización y se cite a la fuente original (este blog) así como al autor correspondiente, y que su uso no sea comercial.

Dispuesta nuestra licencia de esta forma, recordamos que cualquier vulneración de estas reglas supondrá una infracción en nuestra propiedad intelectual y nos facultará para poder realizar acciones legales.

Por otra parte, nuestras imágenes son, en su mayoría, extraídas de Google y otras plataformas de distribución de imágenes. Entendemos que algunas de ellas puedan estar sujetas a derechos de autor, por lo que rogamos que se pongan en contacto con nosotros en caso de que fuera necesario retirarla. De la misma forma, siempre que sea posible encontrar el nombre del autor original de la imagen, será mencionado como nota a pie de fotografía. En otros casos, se señalará que las fotos pertenecen a nuestro equipo y su uso queda acogido a la licencia anteriormente mencionada.

Safe Creative #1210020061717
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...